Ars Moriendi

462px-Ars_moriendi_(Meister_E.S.),_L.183

Fragmento del Ars Moriendi - 1415

En esta ocasión, voy a retomar un poco la temática del post de Sic Transit Gloria Mundi, ahondando en el tema de Ars Moriendi desde un punto de vista histórico que nos muestra una muy interesante faceta de la vida y la muerte durante la edad media en Europa.

Ars moriendi es un termino en Latín que significa “El arte de morir” o “El bien morir“, es también el nombre de dos textos en latín que datan de 1415 y 1450 que ofrecen maneras y procedimientos sobre como “morir bien”, de acuerdo a los preceptos cristianos de la alta edad media, ya que en esta época, se creía que los demonios esperaban junto a la cama del moribundo el momento propicio para arrebatarles el alma. Fue escrito dentro del contexto histórico de los macabros horrores de la Muerte Negra 60 años atrás y los levantamientos sociales que le siguieron durante el siglo XV. Fue un texto muy popular y se tradujo a la mayoría de los lenguajes del oeste de Europa y fue el primero de una larga tradición de guías relacionadas con la muerte.

Originalmente había una “Versión larga” y después apareció una “Versión corta” que contenía once imágenes grabadas a manera de instrucciones que podían ser fácilmente explicadas y memorizadas, estos grabados mostraban la lucha entre los vicios (dudas religiosas) y las virtudes (certidumbre religiosa) en la mente del moribundo, así como la lucha externa entre las fuerzas del bien y del mal por apoderarse de su alma.

Speculum artis bene moriendi

Ars.moriendi.pride.a

El orgullo de espiritu es una de las cinco tentaciones del moribundo, de acuerdo al Ars moriendi. Aqui, los demonios tentan al hombre con coronas (una alegoria medieval sobre poder terrenal) bajo la desaprobadora mirada de Maria, Cristo y Dios. Grabado siete de once, Noruega, circa 1460.

La versión larga o Speculum artis bene moriendi fue elaborada en 1415 por un fraile dominicano anónimo ante la petición del consejo de Constanza. Esta versión fue muy popular en Inglaterra, donde la tradición de la literatura consoladora de la muerte sobrevivió hasta el siglo XVII.

La versión corta apareció algunas décadas después de que apareciera la primera en Noruega, es en esencia una adaptación del segundo capitulo de la “versión larga” y contiene once grabados, los primeros diez grabados se dividen en cinco pares mostrando  en un lado una tentación ofrecida por un demonio y en el otro lado a un hombre mostrando el remedio para esa tentación y en el ultimo grabado se muestra al hombre, presumiblemente habiendo superado el laberinto de tentaciones, siendo aceptado en el paraíso y a los demonios regresando al infierno confundidos.

La versión larga de Ars moriendi consiste de seis capítulos:

  1. El primer capitulo explica que la muerte tiene un lado positivo y que sirve de consuelo para el hombre moribundo explicándole que la muerte no es algo a lo que se tenga que temer.
  2. El segundo capitulo marca las cinco tentaciones que asechan al hombre moribundo y como evitarlas. Las tentaciones son Falta de fe, Desesperanza, Impaciencia, Orgullo espiritual y Avaricia.
  3. El tercer capitulo muestra las siete preguntas que hará el hombre moribundo y la consolación a cada una a través de los poderes redentores del amor de Cristo.
  4. El cuarto capitulo expresa la necesidad de imitar la vida de Cristo.
  5. El quinto capitulo esta encaminado a los amigos y a la familia, explicando las reglas generales de comportamiento frente al moribundo.
  6. El sexto capitulo incluye los rezos apropiados para orar en pos del moribundo.

Significancia

La tradición de Ars moriendi implicaba el tratamiento de la muerte como enemiga por un lado, y como portal a la inmortalidad por otro; realismo macabro (contemptus mundi) y a la muerte como ambas, medida de igualdad y de no-igualdad, pues la muerte no solamente nos hace iguales, sino que trata de diferente manera a diferentes clases sociales.

ArsMoriendi8

Fragmento del Ars Moriendi - 1450

La necesidad de estar preparado para la muerte propia era bien sabida en la literatura medieval, pero antes del siglo XV no existía ninguna tradición literaria sobre como prepararse para la muerte ni que significaba el morir bien ó que era una buena muerte. Los protocolos, rituales y consolaciones fúnebres eran usualmente reservados para los servicios del sacerdote que acudía. Ars moriendi fue una innovadora respuesta de la Iglesia Romana debido a los cambios que había traído consigo la peste negra – los miembros del clero habían sido afectados particularmente fuerte, y harían falta generaciones para remplazarlos en cantidad y calidad – el texto y los grabados ofrecían los servicios de un “sacerdote virtual” al publico general, una idea que 60 años antes habría sido considerada una intrusión condenable a los poderes de la iglesia. Ars moriendi le dio orientación a aquellos que experimentaron los macabros horrores de los siglos XIV y XV y para aquellos que buscaron actuar con propiedad.

La casa de citas.

Me pareció conveniente anexar una pequeña colección de frases celebres concernientes al tema, es bastante interesante ver los puntos de vista de tantos personajes importantes de varias epocas sobre algo tan universal y tan presente como lo es el cese del ser.

Veamos que encontramos…


Aprende a vivir y sabrás morir.

Confucio


La muerte solo será triste

Para los que no han pensado en ella.

Fénelon


La vida es una gran sorpresa.

No veo por qué la muerte no podría ser una mayor.

Vladimir Nabokov


No basta pensar con la muerte, sino se debe

tener siempre delante. Entonces la vida se hace más

solemne, mas importante, mas fecunda y mas alegre.

Stefan Zweig


El acto más importante de nuestra vida es la muerte.

Ernest Renan


Después de todo la muerte es sólo

un síntoma de que hubo vida.

Mario Benedetti


Cuando hemos pasado los exámenes

que se nos envían a la Tierra para aprender,

se nos permite graduarnos. Se nos permite

arrojar nuestro cuerpo, que aprisiona nuestras almas.

Elizabeth Kubler-Ross


La muerte es el comienzo de la inmortalidad.

Maximilian Robespierre


Una muerte bella honra toda la vida.

Francesco Petrarca


Nadie es tan viejo que no pueda vivir un año más,

Ni tan joven que hoy no pudiese morir hoy.

Fernando de Rojas


Nacer es comenzar a morir.

Théopile Gautler


Es más cruel temer la muerte que morir.

Publio Siro


Recopilo, tradujo y redacto:

-Rigo

Anuncios

3 comentarios

  1. N M

    Bueno, para empezar, no creo que un habitante de Carcosa pueda poseer tanta cordura como tú, pero bueno, al margen de esto, agracer la info sobre el Ars Moriendi:) Tema interesante.

    septiembre 3, 2010 en 4:55 AM

    • Rigo

      Ja ja ja, te aseguro que no eres la primera persona que me dice algo por ese estilo ;). Muchas gracias por el comentario!

      septiembre 3, 2010 en 9:00 AM

  2. Pingback: Ars moriendi | Viajes con mi tía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s