Ese año terminó el 26 de abril – Volumen II

stalker_19

Siguiendo con el tema de Chernobyl, voy a compartir con ustedes una traducción que realice de un sitio que encontre hace tiempo: KidOfSpeed.

En el sitio, se narran los viajes a la “Zona de Exclusión” de una mujer Ucraniana llamada Elena Filatova,  están repletos de fotos y crónicas muy interesantes, que aunque existe cierto debate sobre la completa veracidad de las mismas, considero que resultan un testimonio muy interesante.

Dado que la cantidad de material de sus viajes es muy basto, lo dividiré en varias partes para no hacerlo una lectura muy pesada, disfruten.

Fuente Original: KidOfSpeed.Com

Traducción hecha por:

-Rigo


El Pueblo Fantasma

Introducción

Mi nombre es Elena Filatova, Soy la encargada de este sitio y no tengo nada que vender. Lo que si tengo es mi motocicleta y la libertad absoluta de ir a donde la curiosidad y el demonio de la velocidad me lleven.

Elena Filatova

Elena Filatova

He andado en moto toda mi vida y a través de los años he tenido varias motocicletas. Termine mi búsqueda por la moto perfecta con una gran Kawasaki Ninja, tiene 147 caballos de fuerza y un buen ladrido, es tan rápida como una bala y cómoda para viajes largos. Viajo mucho y uno de mis destinos favoritos me lleva norte de Kiev, así la llamada “Zona de Exclusión” de Chernobyl, la cual esta a 130 Km. de mi hogar. ¿Porque mi favorita? Porque puedo tomar largos viajes por caminos desolados. La gente se fue y la naturaleza esta floreciendo. Hay bosques y lagos bellos. Hay lugares en los que no han circulado camiones ni vehículos militares en mas de veinte años – salvo por un corte de pasto o las raíces de algún árbol que hayan cuarteado el camino – El tiempo no arruina los caminos, así que pueden estar así hasta que abran los caminos para el trafico normal otra vez… en algunos siglos.

Roentgen

Antes de empezar nuestro viaje, debemos saber un poco de la radiación Es muy simple en verdad y el dispositivo que utilizamos para medir los niveles de radiación se llama contador Geiger. Si lo prendes en Kiev, medirá cerca 12-16 microroentgens por hora. En una ciudad típica de Rusia y America, medirá de 10-12 microroentgens por hora. En muchas ciudades Europeas, medirá unos 20 microroentgens por hora, la radioactividad de una roca normal. 1,000 microroentgens es igual a un mili roentgen y 1000 mili roentgen equivalen a un roentgen. Por lo que 1 Roentgen equivale a 100,000 veces la radiación promedio de una ciudad típica. Una dosis de 500 roentgen en 5 horas es fatal para los seres humanos. Curiosamente, se requiere 2 ½ veces esa misma radiación para matar a una gallina y 100 veces esa cantidad para matar a una cucaracha. Esta clase de niveles de radiación es la que se encuentra en Chernobyl hoy en día. El primer día de la explosión del reactor, en algunos lugares se midió 3,000-3,5000 roentgen por hora. Los bomberos que fueron enviados a apagar el fuego en el reactor sufrieron cantidades mortales de radiación gamma, los restos del reactor fueron cubiertos por un sarcófago gigantesco hecho de de acero y concreto, por lo que actualmente es relativamente seguro viajar a ese lugar – mientras no salgas del camino y no te pongas en ciertos lugares…

Mapa del recorrido a la Zona

Mapa del recorrido a la Zona

El mapa de arriba muestra la ruta del viaje a la zona de exclusión. La radiación quedo almacenada en los suelos y ahora en las manzanas y los hongos. No quedo retenida en el asfalto, lo cual hace que sean posibles los viajes en el área. Nunca he tenido problemas con los tipos del dosímetro en las casetas. Son expertos que si detectan radiación en tu vehiculo te dan un baño químico para neutralizarla.

600 Años.

En la tarde del viernes 25 de abril de 1986,  el equipo del reactor 1-4 de Chernobyl preparaba una prueba para el día siguiente para ver cuanto durarían girando y produciendo energía las turbinas en caso de que el suministro eléctrico fallara. Era una prueba peligrosa, pero ya se había realizado anteriormente. Como parte de la preparación, deshabilitaron ciertos sistemas de control críticos – incluyendo los mecanismos de seguridad de emergencia de apagado.

Poco tiempo después de la 1:00 AM en el 26 de abril, el flujo de refrigerante se cerro y el poder empezó a aumentar.

A la 1:23 AM, el operador empezó a poner el reactor en modo de bajo poder y comenzó un efecto domino de todos los errores previos causando un gran ascenso de poder, provocando grandes explosiones de vapor que volaron el techo de 100 toneladas que servia de contenedor para el reactor en mil pedazos.

Algunas de los 211 barras de control se derritieron y entonces una segunda explosión, que sigue siendo sujeta a desacuerdo entre los expertos, arrojo fragmentos encendidos del combustible radioactivo del núcleo del reactor y permitió que el aire entrara de golpe – encendiendo varias toneladas de bloques aislantes de grafito.

Cuando el grafito comenzó a prender en llamas, fue imposible apagarlo. Fueron necesarios 9 días y 500 toneladas cúbicas de arena, boro, dolomita, arcilla y plomo arrojadas desde helicópteros para apagar el fuego. La radiación que salía del reactor era tan intensa que muchos de esos valientes pilotos de helicóptero murieron poco tiempo después.

Fue el fuego del grafito el que libero más radiación a la atmosfera y las emisiones radioactivas pudieron ser medidas en lugares tan lejanos como Suecia – miles de millas de distancia.

Las causas del accidente se les atribuyen a una combinación de error humano y tecnología imperfecta.

Siguiendo la larga tradición de justicia soviética, arrestaron a toda la gente que laboro ese turno – independientemente de su culpa. El hombre que intento detener la cadena de eventos en un desesperado intento para evitar que el núcleo del reactor se fundiera fue condenado a 14 años en prisión. Murió 3 semanas después.

La radiación se quedara en  el área de Chernobyl por los siguientes 48,000 años, pero los humanos podrán repoblarla en cerca de 600 años – mas menos tres siglos. Los expertos predicen que para entonces, los elementos mas peligrosos ya habrán desaparecido – o se habrán diluido lo suficiente en el aire, suelo y agua. Si nuestro gobierno pudiera encontrar el dinero y el poder político para financiar una investigación científica, quizás seria posible encontrar maneras para neutralizar o limpiar la contaminación antes. De otra manera, nuestros distantes descendientes tendrán que esperar hasta que la radiación llegue a un nivel tolerable. Si usamos el estimado científico mas optimista, eso será en 300 años… algunos científicos dicen que será hasta 900 años.

En lo personal yo creo que serán 300, pero la gente por lo regular me acusa por ser optimista.

Si las plantas pudieran hablar, definitivamente escucharia la historia de este arbol. En la segunda guerra mundial se utilizaba para ahorcar traidores. Al finalizar la guerra se dejo en pie como monumento para recordar esas injusticias. Despues del accidente de Chernobyl quedo como monumento doble y simbolo de la tragedia de Chernobyl. Desde entonces cayo y fue remplazado con un brillante arbol de alumninio... Simbolo de las cosas que ninca mueren - Como la estupidez en masa.

Si las plantas pudieran hablar, definitivamente escucharia la historia de este arbol. En la segunda guerra mundial se utilizo para ahorcar traidores. Al finalizar la guerra se dejo en pie como monumento para recordar esas injusticias. Despues del accidente de Chernobyl quedo como monumento doble y simbolo de la tragedia de Chernobyl. Desde entonces cayo y fue remplazado con un brillante arbol de alumninio... Simbolo de las cosas que nunca mueren - Como la estupidez en masa.

En leguaje Ucraniano, Chernobyl es el nombre de un tipo de pasto, Ajenjo* (N.T. Wormwood). Esta palabra asusta mucho a varias personas. Tal vez parte de la razon de esto suceda entre gente religiosa sea porque en la biblia se menciona al ajenjo en el libro de revelaciones – en el cual anuncia el fin del mundo…

REV 8:10 Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó en la tercera parte de los ríos y de los manantiales.

REV 8:11 Y el nombre de la estrella era Ajenjo: y la tercera parte de las aguas se tornaron ajenjo; y muchos hombres murieron por beber de esas aguas, porque se habían vuelto amargas.

Si le digo a alguien que voy hacia la “Zona de exclusión”… en el mejor de los casos la respuesta es “¿Estas loca?”

Mi padre solía decir que la gente tiene miedo de las cosas peligrosas que no pueden ver, no pueden sentir ni oler. Quizás es por eso que esas palabras son buenas para describir a la muerte.

El gobierno comunista en el poder se mantuvo en silencio sobre el accidente. En Kiev forzaron a la gente a formar parte en su preciosamente estupido desfile del día del trabajo y fue ahí donde la gente empezó a escuchar las noticias del accidente de estaciones de radio extranjeras y de los familiares de quienes habían muerto El pánico verdadero empezó siete días después del accidente. Aquellos que quedaron expuestos a altos niveles de radiación en los primeros 10 días estuvieron en estado de secreto, incluyendo visitantes del área, quienes habían muerto o tenían serios problemas de salud.

Rumbo al norte

imag2-2

Es hora de partir, este es nuestro camino, no Habrá muchos automóviles en esos caminos. Este lugar tiene mala fama y la gente viene por aquí. Entre mas avancemos, mas barata es la tierra, hay menos gente y más bella es la naturaleza, todo lo contrario al resto del mundo – y una advertencia de las cosas que están por venir.

Mientras pasamos el kilómetro 86 encontramos un huevo gigante – que marca el lugar donde la civilización como la conocemos termina – y el viaje a Chernobyl comienza.

Alguien trajo el huevo de Alemania. Representa la vida abriéndose camino a través de el duro cascaron de lo desconocido. No se si el simbolismo es entusiasmador o no. De cualquier manera, hace a la gente pensar, y para nosotros es la última oportunidad de conseguir comida limpia, agua y combustible sin contaminación. Nuestro viaje a partir de aquí se vuelve una imagen oscura de pueblos abandonados, villas vacías y granjas desiertas.

La radiación ha dejado una marca dispareja, dejando unos lugares vivos y otros muertos.

Esta Villa muerta esta a 50 kilómetros al oeste del reactor. El nivel de radiación es de 50-70 micro roentgen por hora, no lo suficientemente bueno para que la gente viva aquí.

Andando por ahí

Los caminos que llevan a lugares donde ya nadie vive están bloqueados.

Los caminos están bloqueados para los automóviles, pero no par alas motocicletas. Las chicas buenas se van al cielo. Las chicas malas al infierno. Y las chicas con motocicletas rápidas van a donde quieren.

Esto es lo que quedo de un fértil pueblo con una población de 4,500 habitantes. Esta a 50 kilómetros al sur del reactor.

Este anciano vive en el área de Chernobyl. Es uno de las 3,500 personas que se negaron a irse o que regresaron a su casa después del desastre en 1986. Admiro a esas personas porque de cierta manera, cada uno de ellos es un filósofo. Cuando le preguntas si tienen miedo, ellos dicen que prefieren morir por la radiación en si casa que morir en un lugar extraño por extrañar su hogar. Comen lo que cosechan en sus jardines. Beben la leche que producen sus vacas y dicen que están saludables… pero este anciano es uno de los 400 que han sobrevivido hasta ahora. Pronto se unirá a sus 3,100 vecinos que descansan en la tierra de sus amadas casas. Parece que la gente más valiente fueron los primeros que murieron aquí. Quizás eso sea cierto en cualquier lugar.

Continuara…

Continuar a la segunda parte de los viajes de Elena Filatova.

Continuar a la tercera parte de los viajes de Elena Filatova.

Anuncios

2 comentarios

  1. DePaso

    Recuerdo haber leído la crónica en algún sitio, probablemente el de la autora. Desde entonces en mi cabeza rondan muchas cosas relativas a aquella catástrofe. Si es una crónica al uso o si hay partes de ficción me da igual, la verdad. No veo problema ni en lo primero ni en lo segundo.

    Saludos.

    octubre 15, 2010 en 10:04 AM

    • Rigo

      Eso es cierto, hace tiempo leí que declaraciones posteriores, Elena Filatova admitía haber escrito más poesía que historia sobre su viaje a la zona, sin embargo, y al igual que tu, considero que su relato no deja de ser igual de poderoso e impactante en cuanto al sufrimiento causado y la tremenda magnitud del desastre de Chernobyl.

      Saludos y gracias por el comentario.

      octubre 15, 2010 en 11:20 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s